CLAD, Centro Latinoamericano de Administración para el Desarrollo

Volver a las Noticias

Fallece Alfredo Pérez Rubalcaba, conferencista del CLAD

Víctima de un ictus (o acv como se denomina en muchos países de América Latina) ha fallecido en Madrid Alfredo Pérez Rubalcaba, ex -ministro y ex-vicepresidente del Gobierno español.


Alfredo, profesor universitario de Química Orgánica en la Universidad Complutense de Madrid, fue un amigo del CLAD.

 

Cuando le propuse dar una conferencia plenaria en el Congreso de Guadalajara, su primera respuesta fue: Pero ¿y yo que sé de eso? Le convencí, después de explicarle que lo interesante era la visión de una persona con experiencia política de la Administración Pública, dado que había dirigido numerosos equipos de funcionarios y construido con su ayuda políticas públicas de éxito. Aceptó por su amistad conmigo, pero fue preparando con tesón y profundidad su conferencia, que obtuvo un éxito extraordinario en el Congreso ante más de 900 personas.

La tesis de Pérez Rubalcaba es que para lograr hacer una política pública que ayude a los ciudadanos, hay que apoyarse en los que más saben: los funcionarios que en los Departamentos Ministeriales llevan muchos años tratando los diversos problemas. Es exactamente lo que hizo en los Departamentos que dirigió: Educación y Ciencia, Presidencia, Interior. No buscó rodearse de personas de militancia política afín, sino de profesionales que dominasen los diversos campos en los que desempeñó las funciones de Ministro. Por cierto, cuando dejó sus actividades políticas volvió a su plaza de funcionario como profesor de Química Orgánica.

El estilo de dirección de Rubalcaba era singular: combinaba una alta afabilidad con todos, con una capacidad de trabajo superlativa (que comenzaba en la madrugada) y la rapidez de captación de las ideas de sus colaboradores, a quienes escogía por sus conocimientos y experiencia.

Finalmente, hay dos características que le definen como político responsable. La primera es su "bajada a las profundidades": cuando le preocupaba un tema, un matiz, no dudaba en preguntar directamente al más modesto funcionario, saltándose sin rubor los escalones jerárquicos correspondientes. Quizás era una reminiscencia de investigador químico que sabía que en los detalles está buena parte del acierto.

La segunda, es la atención a la información por medio de los medios de comunicación. Alfredo está considerado como uno de los oradores parlamentarios más reconocidos. Aunque es indudable su rapidez de reflejos y su chispa en las réplicas, puedo afirmar que trabajaba una y otra vez sobre los asuntos a comunicar, reformándolos, tachándolos eliminándolos o añadiendo nuevos conceptos. Se negaba a leer papeles que no hubiera revisado en profundidad y prácticamente siempre tenía sus apuntes delante aunque no los leía: como científico sabía que había que tener todos los datos y argumentos delante, por si había que consultar en algún momento una frase o un dato que tanto había costado conseguir.

Por invitación del Ministro de la República Dominicana, Ventura Camejo el domingo día 12 de mayo, íbamos a dar unas conferencias sobre política y administración en Santo Domingo y Santiago de los Caballeros. Me habló con ilusión de esta actividad hace quince días. El CLAD y los países miembros del CLAD han perdido alguien que podría habernos ayudado en la mejora de la institucionalidad de nuestros países. Se nos ha ido un amigo, que había recorrido buena parte de los escalones jerárquicos, incluyendo los más altos, que defendió siempre una administración pública profesional, basada en el mérito y la capacidad.

En fin, es lo que me gustaría que recordásemos de Alfredo Pérez Rubalcaba, porque más, pocas horas después de su fallecimiento, soy incapaz de escribir sin que se me nuble la vista.

Francisco Javier Velázquez López
Secretario General del CLAD

Otras Noticias