CLAD, Centro Latinoamericano de Administración para el Desarrollo

8. Uruguay: "Evaluación del Sistema de Evaluación del Desempeño"

El Gobierno de la República Oriental del Uruguay, representado por la Oficina Nacional del Servicio Civil (ONSC), a través de su Directora y además Representante Titular de dicho país ante el CLAD, Da. Elena Tejera, solicitó apoyo al CLAD para que, en el marco de la Carta Iberoamericana de la Función Pública y de su concepto como sistema integrado de gestión se les oriente en todo lo relacionado al Sistema de Evaluación del Desempeño.

El Sistema de Evaluación del Desempeño se encuentran en proceso de cambio debido a que presenta algunas deficiencias y necesitan contar con instrumentos fiables y válidos, apostando a construir escalas y conceptos de estímulo y mejora del desempeño. A tal efecto, el CLAD designó a la consultora Ana Laura Rodríguez Gustá, doctora en sociología de la Universidad de Notre Dame (Estados Unidos) e investigadora de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM, Argentina), para que durante los días 8 al 19 de agosto de 2011, se hiciera cargo de esta misión, teniendo como objetivo principal brindar apoyo conceptual y metodológico para el diseño y puesta en marcha de un nuevo sistema de evaluación del desempeño del cuerpo de funcionarios y funcionarias públicas de la Administración Central, exceptuando los escalafones militares y policiales.

Antes de iniciar la misión, se mantuvo una reunión preparatoria en mayo de 2011 donde se acordó la agenda preliminar enviada a la ONSC, en consulta con la Secretaría General del CLAD. Asimismo, a fin de preparar la misión, se realizó un mapeo de sistemas de evaluación de personal de la región que fueran eficaces. En tal dirección, además de obtener un panorama general, fue posible identificar tres casos exitosos cuyas lecciones aprendidas fueron posteriormente compartidas con la ONSC. Esto supuso el análisis de normativas disponibles, así como entrevistas con los actores que tienen a cargo estos sistemas. Concretamente, fueron examinados los sistemas vigentes en el Servicio Civil de Chile, del Instituto Federal Electoral de México y del Banco Central de la República Argentina. El punto de partida para la organización de la misión fue la Carta Iberoamericana de la Función Pública, que establece que el Estado es la "máxima instancia de articulación social". En tal dirección, la calidad de trabajo y la eficacia de su cuerpo funcional resultan indispensables, a fin de garantizar el ejercicio las condiciones necesarias para el pleno ejercicio de derechos por parte de la ciudadanía. La metodología de trabajo adoptada consistió en exposiciones y en discusiones en formato de taller. Se prepararon materiales expositivos según las expectativas planteadas por la ONSC.

Siguiendo los objetivos de la misión, se realizó un intercambio con diferentes visiones con el propósito de nutrir el proceso de elaboración del sistema de evolución del desempeño. Se dieron a conocer prácticas concretas para analizar sus resultados de un modo integral (impacto en la gestión, impacto en los derechos de los funcionarios, e impacto en la calidad de los servicios públicos y en el acceso ciudadano a los mismos). Lo que implicó su participación activa y la asistencia necesaria para la adecuada ejecución de la tarea encomendada por el CLAD. Las tareas presenciales sumaron un total de veinte horas, distribuidas en dos horas diarias de lunes a viernes, durante dos semanas, las cuales se llevaron a cabo bajo el esquema de tres grandes tareas: presentación y debate de las posiciones normativas del CLAD, a fin de ofrecer un horizonte doctrinario que fuera acordado entre los países de la región en materia de función pública moderna. Presentación y análisis de las tres experiencias de gestión del desempeño del personal de países de América Latina (Chile, México y Argentina). Creación de talleres de reflexión colectiva para articular las necesidades e intereses de la ONSC en torno al sistema de evaluación del desempeño (SISEVAD). Como aspectos centrales de la misión fueron señalados los siguientes: 1) la necesidad de visualizar diferentes escenarios con sus respectivos horizontes temporales y 2) la centralidad del desarrollo de los funcionarios(as), en tanto el sistema de evaluación de desempeño es un medio para lograr esto último. El principio último de la gestión humana sería el acceso ciudadano a bienes y servicios públicos de calidad. Las recomendaciones de la consultora se recogieron con base en las expectativas, dudas y deseos de las personas participantes, involucradas en la implementación del sistema de evaluación del desempeño.

En este informe de recomendaciones se plantean los objetivos a corto, mediano y largo plazo, con la finalidad de que se tome en cuenta cada paso y obtener los resultados esperados a medida que transcurre el período de implementación del SISEVAD. Adicionalmente, se sugiere la realización de dos talleres, uno técnico y otro de sensibilización o “generación de conciencia”; este último, debe contar con el apoyo del cuerpo político de los ministerios involucrados en el proceso, iniciando con pruebas piloto que son políticamente convincentes, puesto que muestran evidencia de que un sistema puede implementarse, revisarse y corregirse sobre la marcha. La ONSC a través de su Directora, Da. Elena Tejera, manifestó su satisfacción por la labor desempeñada por la consultora.